Contratos por agencia o con particulares

Contratos por agencia

Si te decides a alquilar a través de una agencia, hay varias cosas que debes tener en cuenta:

Ventajas:

  • La oferta de viviendas es mayor
  • Los alquileres son completamente legales
  • La comunicación es a través de ellos, al casero probablemente ni lo conocerás (esto puede ser bueno y malo, según el casero).
  • Contarás con mayores garantías legales si, por ejemplo, tienes que pedir alguna ayuda (benefit).
  • El depósito va directamente al Deposit Protection Service (DPS). En caso de no haber acuerdo entre inquilino y casero cuando finaliza el contrato, son ellos los que deciden quién tiene razón.

Desventajas:

  • Las agencias piden cada vez más dinero en tasas (agency fees) y su comisión obviamente incrementa los precios.
  • Os exigirán prueba de que tenéis ingresos económicos, con lo cual se hace casi imprescindible tener contrato de trabajo. En caso contrario, algunas agencias ofrecen la opción de pagar varios meses de alquiler por adelantado. Así, por ejemplo, si firmáis un contrato de seis meses en un piso, tendríais que pagar los seis meses de golpe. Esta segunda opción es básicamente la única que nos queda si venimos a Inglaterra sin contrato de trabajo y con ahorros pero nosotros NO LO RECOMENDAMOS. Ya que si algo sucede en la casa durante periodo de contrato firmado, no podrás exigir la devolución del dinero adelantado.
  • También es frecuente que te pidan referencias, las cuales, para un recién llegado al país, pueden ser difíciles de conseguir.

Contratos con particulares

Si te decides a alquilar directamente con el casero, hay varias cosas que debes tener en cuenta:

Ventajas:

  • En ocasiones, los caseros pueden ofrecer precios más bajos, ya que en estos no se incluye el sobrecoste ni las tasas propias de las agencias (agency fees).
  • Normalmente no exigen prueba de ingresos económicos.
  • Existe más flexibilidad en los contratos y pueden ofrecer la posibilidad de no pagar depósito, aunque esto no es lo habitual.

Desventajas:

  • La oferta de vivienda es menor.
  • Los contratos pueden no ser legales o directamente inexistentes.
  • Si se rompe algo en la casa o hay algún problema, las agencias suelen ser algo más diligentes, pero, en el caso de los caseros, dependerá de la persona. Los hay que se preocupan muchísimo porque estés a gusto y los hay que sencillamente te ignoran. Así es que podríamos decir que se trata de una lotería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *